Byzas, y la fundación de Bizancio

Mapa en el que se representa el emplazamiento de la Antigua Bizancio, actual Estambul.

Mapa en el que se representa el emplazamiento de la Antigua Bizancio, actual Estambul.

Los orígenes de Bizancio están rodeados de leyendas míticas. Según la tradición un grupo de megarenses, procedentes de Megara, ciudad griega situada en la gran zona metropolitana de Atenas, dirigidos por el mítico Byzas, realizaron la fundación de Bizancio entre el 660 y el 658 a.C., con la clara intención de dominar el camino del mar por el estratégico paso. Apoyándonos en los testimonios de Hesiquio, Arriano, y Dionisio Bizantino, Byzas era hijo de una ninfa de la zona, Semystra, que se había casado con Phidaleia, hija del rey tracio Barbyzos. Según la leyenda, Byzas había recibido de Apolo, por medio de un oráculo en Delfos, la orden de fundar la colonia “enfrente de los ciegos” (Estrabón VII, 320; Tácito, Anales XII, 63).

Santuario de Apolo en Delfos (Julio, 2009). Foto: José Antonio Casares

Santuario de Apolo en Delfos (Julio, 2009). Foto: José Antonio Casares

Sin embargo, esta leyenda presenta distintas dificultades. Así el nombre del fundador mítico, Byzas, tiene más de tracio que de griego, y por tanto, cabe suponer, que la colonia no se fundara ex novo, sino que fuese una yuxtaposición de aldeas: una existente, cuyo nombre, según Plinio el joven, sería Lygos, habitada por pescadores tracios; y una nueva fundada por los colonos griegos que venían a convivir con los habitantes nativos por medio de pactos y de alianzas.
Si queda en duda la identidad de Byzas, ¿cuál es su función en de este conjunto de leyendas? ¿De dónde procede su identidad?. Byzas, al igual que otros personajes se fueron añadiendo a la memoria y tradición de la ciudad para enaltecer y mitificar el origen de la futura capital del Imperio Romano de Oriente, al igual que Rómulo está en el origen mítico de Roma, capital del Imperio Romano de Occidente.
Por tanto, en el corazón del conjunto de leyendas mitológicas que rodean los orígenes de Bizancio, los historiadores consideran, como hipótesis más plausible, que su fundación fue un proyecto griego en el que participaron los tracios. El acto de fundación constituye una gesta geopolítica de gran envergadura, muy en la línea de la política colonial griega de la época orientada al control de los estrechos, en este caso la peligrosa entrada sur del estrecho del Bósforo, el “Vado de la Vaca“.

Fuentes:

Elvira Barba, M.A. (2004), Las fundaciones de Constantinopla, en M. Cortés Arrese, Elogio de Constantinopla. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla la Mancha, 13-28.
Yerasimos, S. (2007),  Constantinopla. La herencia histórica de Estambul. Barcelona: Ullman&Köneman, 8.

Tags: ,

Deje una respueta.