¿Por qué he elegido estudiar el Grado de Magisterio?

Profesora en el aula

Profesora en el aula

Hace unos meses se celebraron en la Universidad de Almería las V Jornadas de Historias de Vida en Educación. En ellas, junto a los Doctores Rocío Quijano López y Miguel Pérez Ferra, presenté una comunicación fruto de nuestros trabajos de investigación: “Voz y creencias de los estudiantes del primer curso del Grado de Primaria sobre sus motivaciones para elegir la profesión docente“. En ella, gracias a la voz de los alumnos y alumnas que participaron en nuestro trabajo, tratamos de responder a la pregunta con la que se encabeza este post: ¿por qué he elegido estudiar el Grado de Magisterio?. La respuesta a esta pregunta se puede sintetizar en las siguientes palabras tomadas de nuestra comunicación:

“Los estudiantes afirman que han optado por cursar el grado especificado, atendiendo a cuatro tipos de razones; bien por contacto con los niños a través de contacto con la educación o mediante experiencias de voluntariado, lo que les ha llevado a despertar su vocación docente; bien a través de la influencia de amigos, que les han aconsejado realizar los estudios de maestro porque es un trabajo seguro y bien remunerado […], otro tipo de estudiantes han accedido a esta carrera porque la nota media que tenían no les permitía optar a otra titulación; un cuarto grupo ha accedido a los estudios de magisterio por la experiencia trasmitida de padres y familiares que trabajan en la educación o por la incidencia de sus profesores, que les han ayudado a desarrollar su identidad profesional con el transcurso del tiempo. Por las aportaciones de los estudiantes, se puede considerar que el grupo primero, voluntariado y contacto con la educación, así como aquellos que han querido ser maestro por la experiencia vivida junto a sus profesores representa las señas de identidad más genuinas de la identidad profesional docente”.
Comparto el texto para que pueda leerse en su integridad.