Archivo etiquetado como ‘expresión’

El mercado del color

Domingo, octubre 16th, 2011

Varios siglos de historia no borran la imagen de un mercado popular, descrito por Hernán Cortés en una carta a Carlos V, e inmortalizado por Diego Rivera en los insuperables murales de la escalera del Palacio Nacional de Ciudad de México. Basta con pasear por la Plaza del Zócalo, junto al Templo Mayor, para contemplar un nuevo mercado de tlatelolco.

Mercado popular junto al Templo Mayor. Ciudad de Mexico (Septiembre, 2008)

Mercado popular junto al Templo Mayor. Ciudad de Mexico (Septiembre, 2008)

Mercado popular junto al Templo Mayor. Ciudad de Mexico (Septiembre, 2008)

Mercado popular junto al Templo Mayor. Ciudad de Mexico (Septiembre, 2008)

Detalle del Mural de Diego Rivera en el que se representa el mercado de tlatelolco (Ciudad de Mexico. Septiembre, 2008). Foto: Jose Martos

Detalle del Mural de Diego Rivera en el que se representa el mercado de tlatelolco (Ciudad de Mexico. Septiembre, 2008). Foto: Jose Martos

Stabat Mater

Sábado, abril 2nd, 2011
Crucifixión (Rogier Van Der Weyden)

Crucifixión (Rogier Van Der Weyden)

Variaciones sobre un coro de la Traviata

Viernes, marzo 4th, 2011

Popule meus

Martes, febrero 15th, 2011
Giotto di Bondone. Crucifixión. (Museo:Capilla de los Scrovegni) Foto: http://www.pintoresfamosos.cl
Giotto di Bondone. Crucifixión. (Museo:Capilla de los Scrovegni) Foto: http://www.pintoresfamosos.cl

El Officium Hebdomadae Sanctae (1585) del abulense Tomás Luis de Victoria ocupa un lugar preeminente en la producción musical de este compositor y en el conjunto de la música renacentista española. Constituye toda una obra de madurez coherente con los ideales estéticos de Victoria.

Aunque el Officium no fue compuesto de una sola vez, ya que algunos de los motetes que lo integran fueron publicados anteriormente, la obra de Victoria reviste una novedad en la tradición de la música litúrgica de la Semana Santa; dicha novedad radica en agrupar el conjunto de elemento susceptibles de ser cantados en una composición unitaria que rezuma sensibilidad y delicadeza. La preocupación por la unidad se deja entrever desde la misma dedicatoria a la Trinidad, como unidad polifónica del Misterio, con la que encabeza la composición : “Te summa Deus Trinitas/Collaudet omnis Spiritus/Quos per crucis mysterium/Salvas rege per saecula. Amen“.

Portada de una edición del Officium Hebdomadae Sanctae de Tomás Luis de Victoria: Foto: Hebdomadae Sanctae

Portada de una edición del Officium Hebdomadae Sanctae de Tomás Luis de Victoria: Foto: Hebdomadae Sanctae

Quizás una de las composiciones clave en el conjunto de la obra sea el “Popule meus” o ” Improperia“, por la fuerza expresiva y la austeridad contenida de este canto litánico. Si buscamos el término “improperio” en el Diccionario de la Real Academia encontramos dos acepciones:

– Injuria grave de palabra, y especialmente la que se emplea para echar a alguien en cara algo.

– Versículos que se cantan en el oficio del Viernes Santo, durante la adoración de la cruz.

La composición que nos ocupa aúna ambas acepciones. En efecto, en la liturgia el termino se aplica a los reproches que Jesús dirige contra su pueblo y que se cantan durante el rito de la adoración de la cruz del oficio litúrgico del Viernes Santo.

El texto sobre el que basa su composición el genio abulense está datado en el siglo IX. En el se unen dos planos de la historia bíblica: la queja de Yahvé contra Israel, en el AT., y la de Jesús crucificado con su pueblo, en el NT: “Pueblo mío, ¿qué te he hecho, en qué te he ofendido? Respóndeme. Yo te saqué de Egipto, tu preparaste una cruz para tu Salvador…” El texto de los improperios concluye con el trisagio de alabanza: “Hagios o Theós“, “Santo es Dios“.

Algunos quieren ver en esta letanía cargada de dramatismo la influencia clara de la Homilía Pascual de Melitón de Sardes, o de las quejas del libro de Esdras, o incluso de la letanía “Dayenu” de la cena pascual judía, en la que se agradecen los favores que Yahvé había dispensado a su pueblo, a la que se contrapone la queja de Cristo por la ingratitud del pueblo.

La composición termina con una aclamación doxológica en la que Victoria transforma el reproche de Cristo en un canto de alabanza que suscita la emoción del que lo escucha, gracias al domino magistral de la modalidad.

Fuentes:

José Aldazábal (2002), Vocabulario básico de liturgia, Barcelona, Centro de Pastoral Litúrgica.

José Aldazábal (1998), El Triduo Pascual. Barcelona, Centro de Pastoral Litúrgica.

Con nostalgia de Sión

Sábado, octubre 23rd, 2010

Junto a los canales de Babilonia
nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión

(Salm. 136)

Bicicletas sobre un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas sobre un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicleta junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: José Antonio Casares

Bicicleta junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: José Antonio Casares

Bicicleta junto a un canal (Amasterdam. Septiembre, 2010). Foto: José Martos

Bicicleta junto a un canal (Amasterdam. Septiembre, 2010). Foto: José Martos

Bicicletas sobre un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas sobre un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicleta sobre un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicleta sobre un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Biciclesas sobre un puente del canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Biciclesas sobre un puente del canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 20109. Foto: Jose Martos

Bicicletas junto a un canal (Amsterdam. Septiembre, 20109. Foto: Jose Martos