Archivo de la categoría ‘Simbología’

Feliz Navidad 2012

Lunes, diciembre 24th, 2012

Desde este portal os desemos una feliz Navidad y un próspero año nuevo.

Capitel románico: escena navideña

Capitel románico: escena navideña

El árbol de la vida, símbolo de perfección e inmortalidad

Domingo, agosto 12th, 2012
"El árbol de la vida". Gustav Klimt 1905.

“El árbol de la vida”. Gustav Klimt 1905.

El árbol está vinculado a la riqueza simbólica del “árbol de la vida”, presente en diversas  culturas y religiones. En efecto, el árbol de la vida es un árbol central, cósmico, eje del mundo: su savia es el rocío celeste, sus frutos dan la inmortalidad, el retorno al centro del ser, al estado edénico.  Por medio de él se establece la unión entre el cielo y la tierra: sus raíces alcanzan el infierno y sus ramas se extienden hacia el cielo. Quizá pueda entenderse como el anhelo del hombre por alcanzar la perfección, la inmortalidad.

Cada cultura personificaban  el “árbol de la vida” con un árbol presente en su entorno. Así los pueblos semíticos  lo identificaban con el granado; los asirios con la palma datilera, los caldeos con el pino negro, el los egipcios con sicómoro. En la Polinesia, el “árbol de la vida” es el coco, en China se representa por medio de un colosal melocotonero.

Debido a la importancia de esta carga simbólica, vinculada al árbol, desarrollaremos en sucesivas entradas la riqueza simbólica que va adquiriendo en diversas culturas y religiones y sus reprecusiones en el arte.

 

Bibliografía:

-Cirlot, J.E. (2005), Diccionario de símbolos. Madrid: Siruela, 89.
-Chevalier, J., y Gheerbrant (2007), Diccionario de los símbolos. Barcelona: Herder, 118.

 

José Manuel Martos Ortega

Feliz Navidad

Sábado, diciembre 24th, 2011

¡Qué mejor forma de felicitarnos estos días con dos obsequios tomados del patrimonio artístico! ¡Feliz Navidad a todos los que participáis y visitáis este sitio!. Con mis mejores deseos……

País nevado. Copia de Brueghel el viejo por Pieter Brueghel el joven

País nevado. Copia de Brueghel el viejo por Pieter Brueghel el joven

 

La bicicleta, símbolo de la temporalidad

Sábado, septiembre 3rd, 2011
Bicicletas alineadas (Amsterdam. Septiembre, 2009). Foto: Jose Martos

Bicicletas alineadas (Amsterdam. Septiembre, 2009). Foto: Jose Martos

La experiencia de la temporalidad marca profundamente la existencia humana.  Hablar de la identidad personal significa detenerse en el carácter temporal de la misma. El mismo Heidegger en su obra  Ser y Tiempo consideró la temporalidad como una dimensión estructural del sujeto. Prescindir de la temporalidad significa desnaturalizarlo ya que la existencia se desenvuelve ineludiblemente en unas coordenadas espacio-temporales.
Cada uno de nosotros tiene conciencia de que su vida constituye un proyecto vital con una proyección hacia el futuro como un camino de autorrealización. El carácter biográfico de la existencia es el reflejo de la necesidad que la persona tiene de buscar una conexión entre los acontecimientos que se suceden en su vida para superar la concepción reductivista de contemplar cada episodio de la existencia como un momento inconexo del resto de acontecimientos.
Ricoeur, en su celebre y emblemática obra Tiempo y Narración, ofreció un modelo específico  de conexión  entre acontecimientos en el que la construcción de una trama  permite integrar en la permanencia del tiempo la diversidad, variabilidad, discontinuidad y la inestabilidad.
El narrador de su propia historia se parece al ciclista que pedalada a pedalada, subido sobre una bicicleta, recorre en una trayectoria distintas etapas de un mismo trayecto.  El relato permite integrar en una unidad narrativa distintas experiencias  que conforman la trama de la vida.  La narración ofrece la posibilidad de mirar hacia atrás para buscar el sentido de la trayectoria y del proyecto vital que se ha construido. La imagen de la bicicleta, y en concreto de la persona que la dirige, nos ayuda a comprender el  esfuerzo que tiene que realizar la persona para otear las etapas de su vida, acometiendo un proceso reflexivo que le ayuda a comprenderse a sí mismo como sujeto que construye e interpreta su identidad .
Gusdorf describe con maestría este reto personal de búsqueda del sentido de la existencia:

El individuo que ha llegado a la edad de hombre debe aceptar la tarea necesaria e imposible de descrifrar el sentido de su aventura, de reagrupar los elementos dispersos de su destino   según el orden de inteligibilidad al que da su adhesión. La fidelidad a sí mismo es una virtud fudamental: la autobiografía será entonces el esfuerzo por discernir el gran eje de una vida, jalonada por los momentos esenciales de su desarrollo” (1990:841)

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
GUSDORF, G. (1990). L´autobiographi, échelle individuelle du temps. Bulletin de Psychologie, 397, 831-846.
HEIDEGGER, M. (1998), Ser y tiempo . Santiago de Chile : Editorial Universitaria.

 

José M. Martos

Desvalimiento

Domingo, febrero 20th, 2011
Rueda de bicicleta pinchada (Bruselas. Agosto, 2010). Foto: Jose Martos

Rueda de bicicleta pinchada (Bruselas. Agosto, 2010). Foto: Jose Martos

Bicicletas (Gante. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicletas (Gante. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Gante. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicletas (Gante. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos

Bicicleta (Amsterdam. Agosto, 2010. Foto: Jose Martos